Ozonoterapia

 

La ozonoterapia se utiliza frecuentemente para reducir el dolor en patologías y enfermedades, tanto si son crónicas cómo si no lo son, por el efecto analgésico que tiene el ozono. 

 

Patologías de la articulación de la rodilla. Se aplican infiltraciones intraarticulares, periarticulares y subcutáneas. No tiene los efectos colaterales que tienen otras terapias que se pueden aplicar para este tipo de patologías. La disminución el dolor suele establecerse desde las primeras sesiones de tratamiento, habiéndose establecido una media de 5 sesiones para obtener una mejoría raonable.

Hernias discales. Es muy utilizado porque se ha demostrado su eficacia, se puede aplicar a cualquier paciente y a todos los tipos de hernia (cervical, dorsal o lumbar), y además no tiene contraindicaciones. La ozonoterapia en el tratamiento de las hernias discales es una técnica mínimamente invasiva que se basa en la inyección de ozono  a nivel del disco lesionado. Se realizan varias infiltraciones: una infiltración intradiscal, seguida de infiltraciones paravertebrales.La manera de aplicar las infiltraciones, las dosis y el número de sesiones que hay que hacer dependen del tipo de hernia discal que se sufre. El ozono inyectado en el disco acelera la degradación de los polisacáridos en el núcleo pulposo con lo que disminuye el volumen del material herniado.Adicionalmente, el ozono inyectado en la musculatura paravertebral estimula la producción de enzimas antioxidantes, neutralizándose así los productos tóxicos liberados por la ruptura del núcleo pulposo y responsables en parte de la inflamación del nervio. Así mismo, la acción analgésica del ozono hace disminuir la contractura muscular de defensa que, de forma refleja, se activa para proteger la zona de la hernia discal. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información